Hamburguesas Hollyburg Barcelona

Hamburguesas caseras vs. "hamburguesas" procesadas


Durante muchos años (demasiados) hablar de hamburguesas era hablar del fast food, de las grandes cadenas americanas de comida rápida que invadieron nuestro país de precios muy baratos con productos de una calidad más que discutible. Este boom inició la aparición en cadena de otros establecimientos que operaban del mismo modo: pizzerías, bocadillos, etc. La fórmula siempre ha sido la misma, precios bajos a cambio de comida rápida, hecha sin esmero por trabajadores poco profesionales (la mayoría de las veces estudiantes en busca de su primer sueldo) y no cualificados, lo que comporta a su vez bajos sueldos. Hemos convivido con este tipo de empresas muchos años (volvemos a insistir, demasiados) e incluso sus clientes han asumido el riesgo que comporta alimentarse a base de este tipo de comida.

Pero de un tiempo a esta parte, la sociedad de consumo ha empezado a preguntarse si este tipo de alimentación es, o no, saludable, empezando a cuestionar incluso el origen de las carnes que utilizan para hacer sus productos. A raíz de la demanda contra una de estas grandes cadenas que interpuso el chef británico Jamie Oliver, en donde se demostró que las partes más grasosas de la carne se “lavan” con hidróxido de amoníaco para luego usarse en la confección de una especie de ‘torta’ de carne con la que rellenar la hamburguesa. Antes de este proceso, y de acuerdo con el mediático cocinero, esa carne no era apta para el consumo humano. Oliver, quién ha asumido una Guerra contra la industria de alimentos en pos de una alimentación adecuada y equilibrada, dice: "estamos hablando de carnes que hubieran sido vendidas como alimento para perros y después de este proceso se les sirve a seres humanos". Aparte de la calidad de la carne, el hidróxido de amonio es dañino para la salud.

Otro producto que quizás desconoces es el llamado "pegamento para carne" que no es más que un enzima animal que se usa para unir trozos de carne, con lo cual de todos los "desperdicios" del corte se puede llegar a crear un nuevo filete de carne, engañando sin duda al consumidor (una vez más)

Cuando nosotros pensamos en una hamburguesa

A la hora de presentar nuestras hamburguesas tenemos claro que debemos vencer al estereotipo de hamburguesa procesada, a la comida fast food que muchos tienen en la cabeza debido al bombardeo incesante de las grandes multinacionales a través de los medios. Somos conscientes de que la asociación de ideas va unida a un tipo de producto que muy poco tiene que ver con lo que nosotros hacemos. Y qué mejor forma de transmitir nuestro mensaje que a través de la comparación. ¿Conoces nuestra publicidad?

Hamburguesas Hollyburg Barcelona

En un momento dado pensamos que la mejor manera de romper moldes es darse un baño de realidad y creímos que debíamos ser claros y directos en nuestra publicidad. ¿De qué mejor manera podemos lanzar un mensaje de este tipo que fotografiando lo que la gente piensa que es una "hamburguesa" y comparándolo con lo que debería de ser una hamburguesa de verdad? Dicho y hecho.

Acudimos a uno de estos lugares donde sirven comida rápida y compramos una "hamburguesa" para fotografiarla desde todos los ángulos. La intención era compararla con una de nuestras hamburguesas más vendidas (la Clint Eastburg) y mediante la comparativa visual mostrar a los interesados cuál es nuestra filosofía. Nos encantan las cosas bien hechas e intentamos transmitir el buen hacer a nuestros productos. Nos gusta la calidad, y por ello potenciamos no solo la estética de las burguers sino que empezamos desde abajo: hacemos nuestro propio pan cada día (hasta 4 tipos de pan casero), preparamos nuestras propias salsas y especiamos la carne en base a las recetas de nuestro chef. Creemos en lo que hacemos y le ponemos todo nuestro cariño a todas y cada una de las hamburguesas que salen de la cocina de Hollyburg.

¿Pueden decir lo mismo los demás?

El proceso de fotografiar las "hamburguesas" fue realmente desalentador, de hecho las imaginábamos de poca calidad, pero realmente no de tan baja calidad. Para la sesión de fotos tuvimos incluso que añadirle algo de verde, un poco de lechuguita, porque como verás en las fotos que acompañamos, ni eso llevaban.
¿De verdad crees que esto es una hamburguesa?

fast food

hamburguesa procesada

carne de hamburguesa procesada

Las imágenes creo que hablan por sí mismas. Espero que a partir de ahora, cuando oigas hablar de hamburguesas tengas presente que para nosotros (y afortunadamente cada vez para más gente), esto no son hamburguesas, o cuanto menos no de la mínima calidad exigible.

Creemos que el producto final de Hollyburg es una hamburguesa de calidad, única en sabor y textura, una hamburguesa casera que no se apunta al carro del "gourmet" sino que lo complementa (tampoco queremos encasillarnos ni etiquetarnos) y en definitiva una burguer para disfrutar desde el primer mordisco.

hamburguesas caseras barcelona

No hemos querido poner la foto de nuestro folleto por aquello de la fotografía photoshopeada, y hemos puesto estas dos que están hechas con la cámara del móvil. No obstante si quieres ver o comparar con más fotografías siempre puedes acceder a nuestras redes sociales y ver lo que vamos posteando. Nos encanta el lema del WYSIWYG "what you see is what you get" (lo que ves es lo que obtienes), ¿pueden decir otros lo mismo?